“DÍA 6, ENTREVISTA, DOBLE SESIÓN Y… ¡SE AVECINA MARATÓN!”.

“Día 5, 1ª tarde en el club cumpliendo un sueño”
7 febrero, 2018
Ver todas

“DÍA 6, ENTREVISTA, DOBLE SESIÓN Y… ¡SE AVECINA MARATÓN!”.

Habíamos quedado en salir a las 5 de la mañana a por la 1ª sesión del día pero a las 4:40 Johan, más rápido que mi despertador, tocaba la puerta de mi habitación, la abría totalmente equipado con su típica visera y sonrisa;
-¿Estás listo?

+Sí…,¡En 2 minutos estoy!
Así que rápidamente he saltado de la cama, me he calzado las zapatillas, (pues duermo con el equipaje que voy a utilizar en el entrene del día después si es en ayunas) un trago de agua y a las 4:50 estábamos dando zancadas entre el silencio y la tranquilidad de la noche, rumbo a una nueva ruta. Eran unos kilómetros re-generativos tras el test de ayer por la tarde. Johan quería enseñarme el centro de la ciudad aprovechando que aún no habría mucho tráfico ni gran afluencia de gente, aunque como todas las mañanas estaba repleto de corredores. Hemos pasado por el gimnasio que exprimiré a partir de la semana que viene, por todos los humildes comercios locales, por el gran estadio de Polokwane… hasta que nos hemos salido a las afueras de la ciudad para buscar una sorpresa que me tenía preparada. Hemos recorrido unos caminos realmente complicados con subidas y bajadas para llegar a un inmenso campo (sin cuidar y en medio de la nada) repleto de arboles con un peculiar fruto llamado “Marula”*, típico de Sudáfrica y que prácticamente solo crece en estos lugares y en estas fechas. Hemos parado a coger todos los que podíamos para llevarlos a nuestro desayuno. Quedaban 2km para llegar a casa y nos hemos encontrado a Corine volviendo también de su entrenamiento, así que hemos llegado los 3 juntos cargados con nuestro botín. Finalmente han sido 12km muy enriquecedores tanto físicamente como culturalmente. Tras una ducha fría he probado, junto a un rico “Porrige”, esta fruta tropical con un sabor muy ácido, parecido, tal vez, al kiwi o naranja verde, estaba deliciosa y no ha hecho falta limpiarla, incluso he saboreado alguna pequeña hormiga que le ha dado un toque especial, diferente.
¡¡Espero que pronto volvamos a por mas!!

Además sus propiedades son increíbles según me ha contado Corina y he podido leer posteriormente mientras desayunábamos como por ejemplo tener 8 veces más vitamina “C” que una naranja.

A las 6:30-7 hemos ido a unas urbanizaciones fuera de la ciudad. Nuestro trabajo consiste en configurar los sistemas de alarmas, por lo que de normal, son casas grandes con preciosos e inmensos jardines y patios de propietarios de raza blanca adinerados en los barrios y distritos más ricos. Me está sorprendiendo que todos tienen asistentas y jardineros de raza negra viviendo junto a ellos en pequeñas habitaciones que tienen pegadas a sus hogares. Además tienen muchos animales (mínimo 3-4 perros con gatos, pájaros…). Son casas inmensas, repletas de artículos de todo tipo aunque no muy ordenadas. No tiene especial cuidado en manchar o descolocar las cosas. Aquí no hay, por ejemplo, papel metálico, ni servilletas, simplemente no se limpian las manos al comer o lo hacen en lo primero que encuentran, luego la asistenta se encarga de mantenerlo todo aseado y limpio. Aún así considero que en los lugares que he estado son bastante higiénicos pero sin ser especialmente ordenados.
Tras un par de visitas hemos ido a comprar y he aprovechado para coger algunos pequeños caprichos y alimentos para los maratones que se avecinan, este sábado,..

¡¡El primero!!! Será en Mokopane, una de las grandes y más bonitas ciudades del país a unos 60km de nuestro hogar. Además la competición se disputa por un circuito rodeado de naturaleza, así que será especial debutar en una prueba de esta belleza.

Al cenar ayer en el club, hoy no teníamos comida por lo que cada uno ha ido picando lo que quería, yo he aprovechado y me he cocinado uno de mis platos típicos de España (Ensalada fresca con brócoli, quínoa con atún y especias y yogur con kiwi.
Hasta las 17:00 hemos descansado para coger fuerzas, las series largas de la tarde nos esperaban y las zapatillas tenían ganas sentir de nuevo el calor en su suela.

Los jueves, en la misma ruta del lunes donde hicimos las series de 1km, hacen las series largas. Hoy tocaban de 2km a buen ritmo, sin pasarnos, pues en dos días tenemos el maratón de OASIS aunque la idea es llegar con bastante fatiga debido a la carga de entrenamiento y correrlo en debilidad muscular. Será un buen test mental y físico.
Hemos salido hasta el lugar (unos 2,5km) en el que más voy a sufrir y disfrutar en este tiempo y nos hemos puesto a manos a la obra.
El calor de la tarde era bestial y al llegar ya estábamos empapados.
Las series han sido dando una vuelta que tienen marcada en una especie de camino entre campos con desnivel. 5×2000 era el plato principal para “activar piernas” de cara al maratón del sábado. Han salido mejor de lo previsto pese a la fatiga que arrastran mis pequeñas piernas, los ritmos sobre 3:45-47.
Al acabar hemos vuelto a casa con un trote suave, de esos que hacen que saborees el gran entreno realizado y simplemente sonrías y dejes que tu piernas te lleven a tu destino sin pensar. Al llegar, ¡Sorpresa!
La prensa, en concreto, uno de los periódicos más importantes de la ciudad (Review) ha llegado para conocerme y entrevistarme. Gracias a Johan hemos podido hacer la entrevista, pues mi inglés es aún bastante pobre, él a contado mi proyecto solidario “Creando sonrisas” y el por qué estoy aquí viviendo este gran sueño.

La semana que viene compraré el periódico y os lo enseñaré.

Tras un baño en la piscina y otra deliciosa cena que nos ha preparado Corine a base de pasta, verduras, atún y una salsa hecha con leche y un par de frutas, ponemos fin a otro maravilloso día, esperando que vuelva a amanecer para seguir soñando despiertos al paso de cada zancada y cada brillante sonrisa que tengo el placer de observar día a día en este inigualable lugar.

#CREANDOSONRISAS.